eCommerce y las Redes Sociales

eCommerce y las Redes Sociales

Profesionaliza tu actividad de ventas en Redes Sociales con una Tienda Virtual

Hoy en día, las redes sociales son una parte fundamental para la mayor parte de las personas, compartiendo su vida, actividades, intereses, e incluso actividades empresariales, sin embargo el principal error que cometen los emprendedores es fundamentar su actividad de ventas a través de este medio, sin considerar un principio fundamental “Una red social no esta diseñada para las actividades empresariales”.

Esto no quiere decir que no se puedan usar o no funcionen, son un excelente complemento para fortalecer tu estrategia mercadotécnica, pero no sustituyen las funciones de recursos digitales fundamentales, como una página web o una tienda en línea.

Entre las razones por las cuales debemos ajustar nuestra estrategia de comercio en línea a través de las redes sociales, son las siguientes:

1. No contienen herramientas de búsqueda adecuada: las herramientas de búsqueda de las redes sociales, están pensadas para identificar personas y organizaciones, no productos concretos que solucionen la la búsqueda de bienes y servicios que un consumidor está buscando, por lo que se limita a la búsqueda exclusiva de empresas o marcas, reduciendo las ofertas que pueden recibir.

2. No da seguridad en un proceso de transacción: las redes sociales no cuentan con complementos integrados de compra, por lo que siempre debe ser dirigido el usuario a una página web para la acción de compra, o sujetarse a “ponerse de acuerdo” sobre el método de pago, abriendo la puerta a operaciones fraudulentas.

3. Su recurso mercadológico esta sujeto al usuario: cuando el usuario decide invertir su capital en publicidad de redes sociales, suele olvidar qué el debe determinar las características de su mercado meta y los responsables de la misma, solo ingresan los datos en un algoritmo que automatiza el proceso, el cual no toma en consideración factores humanos que influyen en el usuario, reduciendo nuevamente el acercamiento a potenciales clientes.

4. El usuario no entra a las redes sociales a comprar: el usuario promedio usa sus redes sociales para sus actividades personales, haciendo uso de la red social para ese fin, contactarse con su entorno social, por lo que usualmente no es su objetivo buscar la compra de un bien o servicio a través de este medio, por lo que la publicidad no siempre tiene el impacto esperado.

5. El usuario de redes sociales ignora la publicidad: debido a lo mencionado en el punto anterior, la finalidad de un red social, los usuarios suelen ignorar la publicidad e incluso en algunos casos les resulta molesta, por lo que el impacto en ellos no solo puede ser nulo, puede llegar a ser negativo.

6. Interfaz inestable: las redes sociales tienen interfaces controladas por sus desarrolladores, por lo que pueden modificar su interfaz constantemente y sin consultar al usuario, dando prioridad al aspecto visual antes que al funcional, lo que puede impactar en la experiencia de búsqueda de bienes y servicios de los usuarios.

Estos son solo alguno puntos, sin embargo pueden tener un fuerte impacto en tu estrategia comercial, por lo que la solución a estos inconvenientes, no es dejar de usarlas, es implementarlas al rededor de los recursos de venta diseñados para tal fin, como la tienda en línea.

Una tienda virtual tiene muchos beneficios

1. Implementación a redes sociales y más: podemos vincular nuestras redes sociales a nuestra tienda virtual, dando le al consumidor los recursos que no están presentes en las redes sociales, generando experiencias más amigables para los usuarios; pero no solo podemos vincular con redes sociales, podemos implementarla a una gran diversidad de recursos en línea, incrementando el alcance de nuestra oferta.

2. Negocio abierto las 24 horas: un usuario puede recibir información, acceder a toda la oferta del negocio, promociones, datos formales de la empresa y toda la información importante que nuestro cliente potencial debe tener, las 24 horas del día, los 365 días del año, sin depender de una persona que este administrando la página en tiempo real.

3. Mínima inversión: sí comparamos los costos de infraestructura para tener una tienda en físico, frente a la inversión de tener una tienda en línea, no hay punto de comparación, la diferencia de gastos es abismal, convirtiéndola en una opción más que viable.

4. Optimización de la información: podemos tener una tienda en línea que nos permita administrar la información de búsqueda y compra de los usuarios, lo que nos permite tener información fresca y directa por parte del consumidor y sin intermediarios, permitiéndonos ajustar la estrategia comercial, de forma muy eficiente.

5. Auto-administración: con conocimientos mínimos de recursos en línea y una asesoría mínima, es más que suficiente para que podamos administrar nuestra tienda en línea, de manera fácil y rápida, sin requerir de conocimientos de diseño o programación.

6. Ofrecer seguridad al cliente: a través de una tienda en línea podemos implementar recursos de compra seguros, a través de bancos o recursos digitales diseñados para esta actividad como “paypal”, dándole al cliente la garantía de que sí la compra no se cierra, podrá recuperar su dinero sin problemas, reflejando profesionalismo en nuestra organización..

En conclusión, podemos decir que las redes sociales aportan a nuestra estrategia comercial, pero no deben ser la base, deben ser el complemento de los recursos diseñados para esto, esto generará mayor impacto en nuestra estrategia comercial y como consecuencia inmediata INCREMENTAR LAS VENTAS.

Share this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *